Vista montañosa de las Black Mountains

El saltarrocas de Black Mountain

31 de octubre de 2018

En la provincia de Northern Cape de la Sudáfrica occidental se encuentra Aggeneys, una pequeña localidad minera que se fundó en 1976 a partir de una granja del mismo nombre. Las características geológicas de esta región son de las más diversas de todo el país y cuenta con algunas de las mayores concentraciones de metales comunes de toda Sudáfrica. De ella se extraen principalmente cinco, cobre y plomo, pero también hay plata en el terreno.

Cartel que da la bienvenida a Aggeneys.

Hall Core Drilling es un contratista de perforaciones de exploración que cuenta con operaciones activas en diversos países del continente africano. La empresa se fundó en el año 2000, cuando disponía de un único equipo de perforación. En la actualidad poseen 36 equipos en servicio y unos 250 trabajadores. En Aggeneys trabajan principalmente en la explotación de Black Mountain y se dedican a la búsqueda de metales comunes.

Al ascender por las colinas de Black Mountain el parecido con otro planeta es abrumador. Salvo por algunas pocas zonas montañosas, el paisaje es vasto y plano. El terreno es rojizo y seco. En función de la época del año y de las precipitaciones, es un casi un baldío total. Con algo de suerte es posible avistar un saltarrocas, un tipo de antílope que habita en este terreno tan duro. La evolución ha hecho de los saltarrocas unos excelentes escaladores, rasgo que comparten con los equipos de perforación de exploración a cielo abierto a los que tan buen uso se da en este lugar.

La zona se compone de montañas con valles que las conectan entre sí. En esta explotación en particular hay dos equipos de perforación en servicio: uno en el valle y otro en las alturas de la zona montañosa. El del valle es un modelo más antiguo de equipo de perforación con recuperación de testigo: un Boyles C6C de Epiroc. Este suele perforar barrenos de 200 m de profundidad unos pocos días, tras lo que se lo traslada a otro punto del valle. La profundidad de los barrenos y la distancia entre ellos dependen enteramente del geólogo responsable de la explotación, quien analiza las muestras de testigos obtenidas por el equipo de perforación de cuatro trabajadores. Este equipo trabaja como una máquina bien engrasada, con una coordinación total. El clasificador de testigos y el operador realizan sus pertinentes tareas al mismo tiempo que supervisan a los dos asistentes con una eficacia que recuerda a la de un balé coreografiado a la perfección.

En la excavación de la montaña encontramos un nuevo equipo de perforación Boyles 6C6 de Epiroc. Este cuenta con la nueva unidad de rotación de 2 engranajes Durahead instalada de serie en la fábrica, en Suecia. Este equipo perfora a profundidades algo mayores, normalmente, barrenos de unos 400 metros.

"Estos equipos de perforación cumplen sobradamente las expectativas. La nueva unidad de rotación Durahead es mucho mejor que cualquier otra que hayamos tenido antes y, en general, todo el equipo es mucho más resistente, está mejor diseñado y causa menos problemas: una rentabilidad excepcional de la inversión."

Hennie Eybers, Supervisor de la explotación, Hall Core Drilling
La unidad de rotación Durahead del Boyles C6C.

Marie Bergman es la Jefa de producto global de la gama Boyles de Epiroc. Está encantada con el rendimiento de la nueva unidad de rotación en los equipos de perforación de la excavación.

"La unidad de rotación Durahead ofrece numerosas ventajas. La principal es que no tiene cadena, sino tan solo un engranaje alto y otro bajo que pone las cosas fáciles a los perforistas. El hecho de que cuenten con una junta muy eficaz que evita la entrada de agua y barro en la caja de engranajes es un plus de fiabilidad. Además, realizar tareas de mantenimiento en esta unidad de rotación es muy fácil gracias a los siete engrasadores y a la posición de los filtros de aceite lubricante" asegura Marie.

"La unidad de rotación es lo más destacable", afirma Grant Benson, Especialista de producto de Epiroc. "Es enormemente sencillo realizar trabajos de mantenimiento en estas máquinas y aquí, en Sudáfrica, estamos sufriendo poquísimas averías. En una ubicación como esta, la fiabilidad es un factor clave".

Mpho Kobane documenting in a binder on top of the core sample box.

Mpho Kobane es el clasificador de testigos del equipo de montaña que trabaja con el Boyles C6C. Al igual que sus compañeros del valle, forma parte de un equipo especializado de perforistas. Además de verificar que el equipo de perforación rinda correctamente, un clasificador de testigos también se encarga de manejar las muestras de testigo obtenidas del subsuelo.

Mpho coloca las muestras en unas cajas de diseño especial y las etiqueta para llevar un seguimiento de los avances y facilitar el análisis al geólogo.

"No tengo más que buenas palabras para este equipo de perforación. Nos permite extraer las barras con mucha rapidez y nos facilita su obtención y rotura. Además, me encantan el panel de control y las pantallas. Nos indican todo lo que debemos saber sobre el estado del equipo. En definitiva: trabajar con él es todo un placer", comenta Mpho.

Entonces, ¿qué es lo que tienen en común el Boyles C6C y el saltarrocas, el antílope trepador de Sudáfrica? Se ha calculado que la pendiente media de la colina que conduce a la excavación de montaña es de 27°. En su punto más inclinado, es de 29°. Gracias a su excepcional desplazamiento, el Boyles C6C es capaz de ascender colina arriba por sus propios medios.

Al igual que lo hace un saltarrocas Black Mountain.

La colina que conduce al Boyles C6C en un emplazamiento montañoso de Aggeneys (Sudáfrica).

Boyles C6 División Surface and Exploration Drilling 2018 Historia de cliente de Sudáfrica International Boyles C6C