Las condiciones difíciles exigen herramientas potentes

Se están perforando 6000 metros de pozos de ventilación en la roca muy dura de la mina Kemi, al norte de Finlandia. Las condiciones han sido aún más duras de lo esperado, pero gracias a la perforadora Robbins 123RH de Epiroc, Orefields Raise Boring AB ha sido capaz de satisfacer las elevadas exigencias de su cliente.

Los vencejos vuelan en círculos sobre la mina Kemi, situada en el norte de Finlandia. Entran y salen de una carpa que se ha montado cerca de la entrada principal. El canto de las aves inunda el ambiente, pero conforme nos acercamos a la tienda comenzamos a oír un murmullo suave y constante.

 

El sonido procede de un equipo Robbins 123RH, que dentro de la carpa está perforando un pozo de ventilación de 560 metros en roca muy dura y que actualmente se encuentra a una profundidad de 275 metros. El pozo permitirá ventilar el siguiente nivel de extracción de la mina Kemi, situado a 1000 metros.

 

El supervisor jefe Anders Jonsson, de Orefields Raise Boring AB, está sentado en un ordenado cubículo situado delante de una máquina de 4 metros de altura y observa la fuerza neta y el par del equipo a través de una pantalla de ordenador.

 

Anders Jonsson, supervisor jefe de Orefields

"Cuando todo funciona sin ningún tipo de problemas, mi trabajo es muy parecido a esperar que la pintura se seque", comenta con una sonrisa. "La máquina hace su trabajo y yo solo tengo que observar y prestar atención al sonido. Cuando el equipo se pone un poco nervioso y el ruido es más brusco, sé que el escariador se ha topado con una capa más dura. En ese momento tengo que ajustar el par en remoto".

 

El escariador avanza 40 centímetros por hora de forma constante. Cuando Jonsson observa desde su monitor que el escariador ha subido otros 1,5 metros, es momento de detener el equipo y retirar otro tubo de perforación. Cada tres o cuatro horas, Jonsson afloja el adaptador superior de los tubos de perforación en remoto desde su cubículo. Cuando el tubo de perforación de 1,5 metros se retira del equipo, se lleva a un banco cercano.

 

Jonsson ajusta sus protectores auditivos justo antes de que un golpe fuerte inunde el aire por unos instantes. A continuación, sale de su cubículo, sube algunos escalones y pone un poco de grasa en la rosca.

 

Ahora, el proceso se encuentra 1,5 metros más cerca de su destino, pero todavía hay toneladas de tubos de perforación que siguen trabajando bajo tierra.

 

El equipo Robbins 123RH ofrece un gran número de ventajas

Johan Tingström, CEO de Orefields

Orefields aceptó el encargo de la mina Kemi hace poco más de ocho meses. Desde el principio sabían que las condiciones iban a ser difíciles.

 

Estaba claro que el equipo Robbins 123RH de Epiroc era la elección correcta para este encargo. "Disponíamos de cierta información previa, pero las condiciones han sido aún más duras de lo que esperábamos", reconoce el CEO de Orefields, Johan Tingström.

 

Toma un trozo de cuarzo del suelo detrás de la carpa. Esta piedra blanca es una de las más duras que se han encontrado en la mina Kemi.

 

"Puede haber una capa de 20 metros de este tipo de roca seguida de 20 metros de tierra más blanda. El equipo Robbins 123RH es, con diferencia, la máquina más potente para estas condiciones y la más apta para la perforación de pozos grandes como este. Además, dadas las condiciones, la velocidad de avance de la escariadora nos parece muy buena".

Equipo de perforación de chimeneas Robbins 123RH

La perforación de chimeneas combina fuerza y par

Anders Jonsson, Carl Hansen y Johan Tingström

Carl Hansen, Business Line Manager de Epiroc, afirma que la perforación de chimeneas convencional (el método utilizado por la Robbins 123R en este trabajo) es un método de perforación más seguro y eficaz que el de perforación y voladura.

 

Esta eficacia se basa en la combinación de par y fuerza.

 

"Primero se perfora un taladro piloto más pequeño desde la superficie hasta el túnel. Después, un escariador grande sustituye la broca piloto en el extremo inferior del tren de varillaje y, a continuación, este se tira hacia arriba con mucha fuerza y con rotación. Este método crea una superficie lisa en las paredes que permite que el aire del pozo de ventilación fluya mejor cuando se esté usando. Como no necesita explosivos, se trata de un método más seguro y predecible", explica Hansen.

 

Underground Rock Excavation International Perforación de chimeneas 2019 Robbins 91RH 123R Historia de cliente