Pit Viper 351 at open pit mine Aitik

Aitik: cada vez más cerca de la automatización completa

4 de febrero de 2020

Para aumentar la productividad, la eficiencia y la seguridad en la mina de cobre de Aitik, Boliden eligió el camino de la automatización. Los operarios controlarán la flota de Pit Vipers de forma remota.
Fredrik Lindström, Product Manager Automation at Epiroc at Aitik open pit mine.

Fredrik Lindström, jefe de producto de automatización de Epiroc

La empresa sueca de minería y fundición Boliden planea aumentar la cuota de producción de la mina de cobre a cielo abierto Aitik, en Suecia, hasta los 45 millones de toneladas métricas en el 2020. Para cumplir con esta cuota, Boliden debía reforzar su flota de Pit Vipers más allá de los cinco que están en funcionamiento hoy en día.

 

La solución más tradicional y evidente sería invertir en Pit Vipers adicionales. Aun así, Boliden tenía interés en ver si automatizar y operar su flota de Pit Vipers en hilera de forma remota y de forma semiautónoma podría ser la solución. Una razón para pasarse al funcionamiento remoto y autónomo es la oportunidad de reducir el tiempo improductivo, aumentar la utilización y tener una mayor productividad.

 

Aitik es una de las minas más grandes de Europa y es también una de las principales operaciones de cobre en el mundo, con un enorme pozo que puede verse desde el espacio. “Su profundidad es de 450 metros y tiene una anchura de varios kilómetros, lo que requiere 15–20 minutos de conducción para que los operarios hagan el camino de ida y vuelta hasta el nivel de la superficie. También hay una mina satélite aún más lejos. Las pausas para el almuerzo durante la producción pueden durar una hora”, afirma Peter Palo, jefe de proyectos de Boliden Aitik.

 

Otro factor que hay que tener en cuenta es el duro clima ártico de invierno, con tormentas de nieve y frío que empeoran la visibilidad, la seguridad al conducir y las condiciones del lugar de trabajo. Tanto Boliden como Epiroc tenían curiosidad por saber si los Pit Vipers automatizados podían funcionar en estas condiciones.

 

El primer paso fue realizar una prueba con uno de los Pit Vipers, convirtiendo y actualizando la máquina para su funcionamiento remoto. Una sala de reuniones en el edificio de la mina se convirtió en una sala de control temporal. Se actualizó y mejoró la WLAN del pozo para aumentar la cobertura y el ancho de banda. Los trabajadores de Boliden recibieron formación para manejar los Pit Vipers por control remoto. Los principales indicadores clave de rendimiento arrojaron resultados positivos y los operarios evaluaron positivamente la tecnología de automatización del Pit Viper.

 

“La conversión al funcionamiento automático conlleva mucho más de lo que podría pensarse. Para disfrutar de todas las ventajas de la automatización, hay que cambiar y mejorar sistemáticamente las rutinas, adaptándolas a los nuevos procesos. La mayor parte del trabajo implica conseguir que la gente cambie sus hábitos para alcanzar una meta común. Boliden ha realizado un trabajo increíble sentando las bases para los cambios necesarios en los procesos”, afirma Fredrik Lindström, jefe de producto de automatización de Epiroc.

 

El siguiente paso fue convertir los otros cuatro Pit Vipers para el funcionamiento remoto mientras se actualizaba el primer Pit Viper para que pudiera funcionar de forma autónoma en hilera. La autonomía, en este caso, implica que el operario inicie el proceso y deje que el Pit Viper perfore por sí mismo toda una hilera de barrenos de voladura y se mueva de forma autónoma entre barrenos. Una vez completada la hilera, el operario mueve y prepara la máquina para la siguiente hilera de barrenos.

"“Algunas de las ventajas de una mayor automatización son el poder aumentar la tasa de uso y ser más rentables. Además, las brocas se desgastan menos, lo que tiene un impacto positivo en la vida útil de los fungibles y reduce los trabajos de mantenimiento. Se obtiene una mayor consistencia en la profundidad y precisión de los barrenos, lo que produce mejores resultados en las voladuras”, afirma."

Fredrik Lindström ,Jefe de producto de automatización de Epiroc

Al comparar el Pit Viper semiautónomo en hilera con una máquina totalmente manual, en condiciones óptimas, Boliden ha medido un aumento de la utilización del 45–50 % al 80 % y un aumento del 30 % en la productividad.

 

“Estamos muy satisfechos con los resultados; por esa razón estamos convirtiendo al resto de la flota de Pit Viper al funcionamiento remoto como un avance hacia una mayor automatización”, comenta Peter Palo.

 

Los operarios han llevado excepcionalmente bien la transición al funcionamiento remoto. Esta transición puede atribuirse en parte a la forma en que el sistema de control de operaciones in situ se ha diseñado para imitar los controles del Pit Viper de Epiroc con la misma configuración.

 

“Llevamos un año funcionando de forma remota y todo el mundo está contento. Algunos de los operarios se mostraron recelosos al aprender a utilizar la tecnología, pero eso se resolvió rápidamente. Les gusta trabajar juntos en una sala de control en el edificio de oficinas. Es un entorno de trabajo mejor y es más fácil intercambiar experiencias y socializar”, afirma Peter Palo, y continúa: “Sobrellevar el clima invernal también ha sido muy sencillo, a pesar de las fuertes nevadas y las bajas temperaturas durante días. Incluso el sistema de detección de obstáculos láser aguantó durante las nevadas. Los sistemas automatizados parecen resistir muy bien a las condiciones árticas”.

Minería de superficie y explotación de canteras International Automatización Historia de cliente 2020 Equipos de perforación rotativa de barrenos para voladura