Subiendo la temperatura

17 de julio de 2019

En una mina en el norte de Australia, Roc-Drill se une a la búsqueda de cobre con un par de equipos de perforación SmartROC CL de Epiroc. Pero aquí, a horas de la ciudad más cercana y en un lugar donde las temperaturas pueden llegar a los 50 °C, el hombre y la máquina se ven empujados hasta sus límites absolutos.


Lo primero que se observa es el polvo, que es rojo, rojo brillante, y se mete en todas partes. «Es una pesadilla", afirma Graeme Jones, jefe de zona de Roc-Drill. «Y luego llueve y se convierte en barro». Esto es Crusader, una mina de cobre a cielo abierto en el noroeste de Queensland. Estamos a dos horas en coche de Cloncurry, el pueblo más cercano y a 20 horas de Brisbane, la capital del estado. Es el desierto australiano: picos marcianos serrados salpicados de hormigueros y árboles secos, pero aun así, llueve. Hace unas semanas terminó aquí una sequía que duraba años, creando un vasto mar interior. Crusader y su campamento base en Mount Cuthbert, a 25 kilómetros (más de 15 millas) de distancia, quedaron aislados durante días, lo que obligó a los trabajadores a ser evacuados en helicóptero. «Cuando te enteras de que la presa del lago Julius se ha desbordado, tienes ocho horas para irte», dice Jones, conduciendo su Landcruiser en el río Leichhardt mientras un grupo de cocodrilos de agua dulce cruza una presa frente a él. «De lo contrario, te quedas atrapado.»
Estamos en la temporada de lluvias en el norte de Australia y las tormentas pueden aparecer de la nada. Lo experimentamos de primera mano cuando unos nubarrones oscuros hacen que el turno termine antes de tiempo. Jones nos saca de la mina en unos vagones con luces de color naranja parpadeando. Una cortina oscura de lluvia, viento y polvo se precipita en la otra dirección. Las descargas de rayos y la actividad eléctrica imponen una zona de exclusión reducida. Jones sonríe: esto es la minería llevada al extremo.
«Si desea probar algo, tráigalo a Australia», dice Nigel Deveth, director general de Roc-Drill, un contratista de perforación con sede en Brisbane. Roc-Drill se fundó en 2012 como una sucursal de la compañía existente de Deveth, Deveth Drilling Qld. La propia historia de Deveth con la perforación se remonta a hace 32 años, a través de empresas como Geothermal Industries, Deveth Drilling y el anterior negocio familiar Straitline Australia. Durante gran parte de ese tiempo se ha especializado en el manejo de equipos Epiroc. Roc-Drill cuenta actualmente con una de las flotas más grandes de equipos de perforación sobre orugas de Epiroc en Australia. Así pues, no es de extrañar que Deveth fuera el primero en el país en contratar a un par de nuevos equipos de perforación SmartROC CL. Roc-Drill quería poner a trabajar los equipos provistos de COPROD en algunos de los trabajos en tierra más difíciles que realiza en Australia y Papúa Nueva Guinea. Con el sistema COPROD, desarrollado por Epiroc, la alta velocidad de penetración y el bajo consumo de combustible de los equipos con martillo en cabeza se combinan con la rectitud y calidad del barreno propias de la perforación con martillo en fondo. «Tienen el potencial de cambiar la forma en que perforamos en rocas difíciles», afirma Deveth.
No es que Roc-Drill no tuviera que trabajar duro para que los equipos de perforación funcionaran eficazmente en las condiciones australianas. El equipo de Deveth pasó meses y meses yendo y viniendo con Epiroc para poner en marcha los SmartROC CL en una mina cerca de Cloncurry, ajustando las presiones del martillo, de la deslizadera y de la rotación para manejar mejor la mezcla de terreno blando y duro típica de las minas australianas. Crusader está planteando retos similares para Roc-Drill. Esta mina ha existido de una forma u otra durante más de un siglo. La antigua infraestructura ferroviaria está abandonada y ennegrecida por el sol. En el pasado se realizaban excavaciones y operaciones subterráneas. En 2019, Malaco Leichhardt, dueño de la mina, se involucró en algo mucho más complejo: extraer mineral de sulfuro de cobre de una zona rica en dolomita, cuarcita, talco y magnetita. Mientras trabajan en un recorte en el pozo minero, los dos equipos de perforación SmartROC CL de Roc-Drill se encuentran por encima del vacío inundado de la mina, perforando en uno de los antiguos vertederos de desechos de Crusader La tierra es blanda y se progresa lentamente, con arcilla empapada que obstruye con regularidad las brocas. El operario Glen Hoyle se encarga de emboquillar sus barrenos, mezclando la tierra gris como si fuera la masa de un bizcocho. Se tarda mucho tiempo y se escapa con el agua, pero vale la pena.

"Cuando lleguemos a esa roca más dura, obtendremos velocidades de penetración constantes. Son máquinas muy buenas."

Mark Killip , Ingeniero de minas, Malaco Leichhardt
«Los artificieros llegarán dentro de un par de días» dice Hoyle mientras bloquea el CL en el modo automático y lo deja trabajar. «Lo último que quieres es que toda esa tierra caiga de nuevo en el agujero. Lo marcarán como una reperforación». En cierto modo, Hoyle simplemente está esperando su turno. Un equipo de la flota de 12 SmartROC D65 de Roc-Drill sería igual de capaz en este terreno blando. Pero al mirar en el pozo, se entiende para qué están aquí los SmartROC CL: el lecho de roca más dura con sus ricos depósitos de cobre.
«¿Este equipo y un D65 juntos en roca dura de buena calidad? Lo haría pedazos», afirma. Hoyle. «En roca dura es donde estos equipos funcionan realmente bien». Aun así, las velocidades de penetración para este tipo de tierra ya son altas y los SmartROC CL están dando sus frutos de otras maneras. Con una barra más ancha, los equipos de perforación pueden llevar un compresor más pequeño para despejar sus barrenos, lo que significa que usa un motor más pequeño y se consigue uno ahorro sorprendente en combustible. «Tal vez la mitad de lo que consume el modelo 65», afirma Graeme Jones. En Crusader, donde las temperaturas pueden alcanzar la friolera de 50 °C (122 °F) en el fondo del pozo, tiene otras ventajas. «Con un compresor más pequeño, el motor no funciona con tanta fuerza», añade Hoyle. «Se mantiene la presión fuera del motor. Aquí necesitas toda la ayuda que puedas conseguir. Hace un calor infernal».
Por lo demás, los equipos SmartROC CL perforan en línea recta, algo que no ha pasado desapercibido a Mark Killip, ingeniero de minas de Malaco Leichhardt. Killip ya estaba impresionado por la capacidad de Roc-Drill para movilizarse al lugar con tanta rapidez y habla con efusividad sobre los nuevos equipos. «Los equipos de perforación COPROD son fantásticos», afirma. «Por ser capaces de realizar perforaciones realmente buenas y regulares en una variada gama de terrenos, son excelentes. Tienen GPS, lo que elimina el peligro de poner a la gente en el campo. Si hay un ligero cambio en las condiciones del suelo y este se mueve diez o veinte centímetros, el GPS lo tiene en cuenta automáticamente. Al llegar a esa roca más dura, obtendremos velocidades de penetración constantes. Son máquinas muy buenas». Por otra parte, con Roc-Drill poniéndolas en marcha no esperábamos menos. «No nos importa ser pioneros», afirma Deveth. «Estas máquinas podrían no alcanzar todo su potencial si las introduce otra empresa. No podemos permitir que eso suceda». «Tenemos una gran reputación», continúa. «No hay un solo trabajo en el que no hayamos estado por debajo del presupuesto del cliente. Nos esforzamos por reducir continuamente los costes de nuestro negocio y estos se pueden transferir a nuestros clientes. Eso es lo que nos diferencia. Por eso tenemos equipos de perforación CL.

Minería de superficie y explotación de canteras International 2019 SmartROC CL División Surface and Exploration Drilling COPROD Historia de cliente

Epiroc es un socio líder a nivel mundial que ofrece una excelente productividad en los sectores de la minería y las infraestructuras. Con tecnologías de vanguardia, Epiroc desarrolla y produce equipos y herramientas de perforación, excavación de rocas y construcción innovadores, seguros y sostenibles. La empresa también proporciona un servicio y soluciones de la más alta calidad para la automatización e interoperabilidad. Epiroc tiene su sede en Estocolmo (Suecia), con unos ingresos acumulados en 2018 por valor de 38 000 millones de coronas suecas, además, cuenta con más de 14 000 empleados que dan lo mejor de cada uno para ayudar a los clientes y colaborar con ellos en más de 150 países. Descubra más información en www.epirocgroup.comSurface and Exploration Drilling es una división de Epiroc. Desarrolla, fabrica y comercializa equipos de perforación de rocas y de exploración para diversas aplicaciones en ingeniería civil y geotécnica, así como en canteras y minas subterráneas y a cielo abierto de todo el mundo. Epiroc se centra principalmente en el diseño de productos innovadores y sistemas de soporte al servicio que aporten valor añadido al cliente. Los principales centros de producción se encuentran en Suecia, Italia, India, Japón y China. La sede de la división está ubicada en Örebro (Suecia).

Historias relacionadas